¿Cuánto tiempo dedicas a elaborar ‘presentaciones’ (es decir, diapositivas) a colocar, a mover, a agrandar, a empequeñecer, a reemplazar, a cambiar….. en vez de hacer un mapa mental primero, decidir lo que quieres decir, hacer chuletas y luego diseñar soportes?

Oigo mucho lo siguiente: “¿Sabes lo que pasa? Como no tienes tiempo terminas cortando y pegando, poniendo todo lo que quieres decir en el ppt y apoyándote en él.”

Así que, ¿cuántas veces te haces la siguiente pregunta “¿Qué quiero que recuerden en el tiempo disponible y cuál es la mejor forma de representarlo?” en vez de “¿Qué quiero poner en el ppt?” ?

Y …¿cuánto tiempo empleas en escribir emails (que generan otros por estar inadecuadamente redactados)? ¿Cuánto tiempo usas en hacerte las siguientes preguntas?:

¿Cuál es el propósito de mi email? / ¿Qué acción se requiere y con qué fecha límite? / ¿Qué datos o información de apoyo necesita el receptor? / ¿Se ha resumido la comunicación en el Asunto? / ¿Cómo quiero que se sienta el receptor?

Claro. El problema con la planificación es que, sencillamente, a veces, no es divertida y pareces que no estás avanzando (el tiempo apremio)…. Se requiere un acto de fe.

Asi que, no sé quién dijo esto originalmente (merece un premio). Lo que sí se es que está genial:

 “Nunca hay tiempo para hacer bien las cosas a la primera pero siempre hay tiempo para repetirlas.”

Comparte esta entrada: