Tengo un ejercicio en el que le pido a los participantes en el curso que cuenten historias cortas basadas en experiencias personales importantes. Ilustran sus mensajes con objetos. Las historias a menudo son increíblemente impactantes y relevantes.

A veces digo en el feedback: «Cuanto más personal, más universal».

Me alegra descubrir que el crítico de cine de The Guardian, Leslie Felperin, piensa lo mismo. En su reseña de la película israelí «Siempre contigo» de Nir Bergman, dice: «Un ejemplo perfecto de cómo una historia cinematográfica se vuelve, paradójicamente, más universal al ser muy específica sobre personas y lugares».

Gracias, Srta Felperin. A partir de ahora, te voy a citar.

Comparte esta entrada: