Recientemente fui testigo de una interacción entre un vendedor y un joven, en lo que es la mayor tienda de su tipo en España y que tiene la mejor reputación. Unusual por lo menos (la calificación positiva).

El joven explicó lo que querria y oí frases por parte del vendedor como “Con exigencias así ….”, “Parece que lo tienes claro pero veo que no.”

Estaba atónito. Pensaba que estaba utilizando la ironía y que se estaba tomando el pelo al joven. Observándolo, creo que iba en serio. Y su lenguaje corporal fue un poema cuando dijo el joven que hoy no iba a comprar el artículo; se estaba informando y nada más.

Dudo si ese cliente posible volverá.

Comparte esta entrada: