Se aprende mucho en las gasolineras.

Vi lo siguiente hace poco: una mujer va a pagar y la empleada le dice que parecía que alguien estaba echando gasolinera (muy extraño) o que la mujer no había colgado bien la manguera. Ella insiste en que sí, que lo había hecho bien, más de una vez.

Al final va a mirar. Cuando regresa dice “Si, bueno, es que … efectivamente la manguera no estaba bien … ya sabes.”

El esfuerzo que hizo la mujer para evitar asumir la responsabilidad me hizo sonreir.

Comparte esta entrada: