Para terminar el primer día de un curso reciente pedí a los participantes a que resumieran en menos de 20 segundos lo más importante que habían aprendido, utilizando algunas de las técnicas de storytelling que habíamos trabajado.

Uno me llamó la atención por el contenido: “10 años de mi vida estudiando la lingüística. Grado hasta Doctorado. Cada palabra tiene un valor, ninguna más ni ninguna menos que otra. Un día con Alan y ¿qué llevo?: que la palabra ‘pero’ es mala.”

¿Cómo piensas que me sentí?

Comparte esta entrada: