El mes pasado fui a Inglaterra para el funeral de mi tío. El discurso de mi primo en la iglesia fue magistral. Comenzó diciendo: «Se podría pensar que Tommy llevó una vida aburrida: vivió en la misma ciudad toda su vida, tuvo el mismo trabajo toda su vida, estaba casado con la misma mujer y vivía en la misma casa toda su vida». Nada más lejos de la verdad. Él…. «

Y luego el discurso pasó a describir diferentes eventos fascinantes en la vida de Tommy, cada vez más interesante, mientras refutaba el argumento.

Las presentaciones que abordan los dudas, preguntas, objeciones de la audiencia, y las satisfacen o rebaten, convencen.

Comparte esta entrada: