Yo: “No me apetece nada ir a nadar hoy.”
Marco: “Es el mejor momento para hacerlo. Imagina cómo te vas a sentir después.”

Un argumento muy persuasivo, sobre todo para alguien como yo.

Comparte esta entrada: