Vi a una persona intentar cerrar una puerta a una terraza. Lo intentó y lo intentó. Luego pidió ayuda. Alguien vino y vio que había un trozo de cartulina debajo de la puerta para mantenerla abierta.

Luego tenemos el «Efecto Caminante», el nombre que se le da a la breve sensación de desequilibrio que las personas suelen sentir cuando se suben a una escalera mecánica, incluso cuando son plenamente conscientes de que la escalera mecánica está rota.

Recibí una billetera como regalo. Era diferente a la que tenia, que me gustaba. No se abria de la misma manera. Lo he probado y ahora me encanta.

¿Qué tienen estas tres cosas en común? La resistencia al cambio no es solo una cuestión mental. Tu memoria física y tus expectativas también influyen enormemente.

Comparte esta entrada: