Por segundo año consecutivo, el banco que utilizo cerró en agosto dos de las tres oficinas cerca de mi casa. El cartel en la puerta ponía “Oficina temporalmente fuera de servicio” (como si fuera algo de maquinaria).

No creo que sea tonto. Es pura reducción de costes (eficiencia) y ¿dónde va a parar? ¿Cerrarán en Navidades, Semana Santa?

Cuando se lo mencioné a una trabajadora (en la oficina que se quedó abierta) y le pregunté a quien podía escribir para quejarme, su respuesta fue: “Ellos habrán tomado la decisión. Nosotros nos limitamos a atender.”

Este comentario pone de manifiesto todo lo que está mal hoy en dia con el enfoque en eficiencia (costes) y no eficacia (conseguir clientes nuevos y los antiguos, asegurar que se queden).

Estoy pensando seriamente en cambiar ya que mi amigo ha salido en el último ERE y no tengo ninguna razón emocional por quedarme.

Comparte esta entrada: