Si terminas tu día sintiendo que no has logrado nada –teniendo un trabajo con muchas actividades iniciadas y controladas por ti- tienes un problema de dominio. Mejora tu planificación y tus métodos (cómo usas Outlook es un método).

Si terminas tu día sintiendo que no has logrado nada –teniendo un trabajo con muchas actividades iniciadas y controladas por otros- tienes un problema de influencia. Mejora tus relaciones y tu asertividad.

En los dos casos el problema está dentro de ti. Contesta las siguientes preguntas: ¿Quién me envia emails? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Cuándo respondo? ¿Por qué a esa hora? ¿Cómo? ¿Qué precedentes he creado?

Comparte esta entrada: