No pudo evitar de pensar de manera muy cínica cuando lei esta mañana en The Guardian que el American Business Roundtable Group, cuyos miembros incluyen la persona más rica del mundo (una fortuna de $100bn – “obsceno” no es la palabra) “ha cambiado la definición del propósito de una corporación de ganar el máximo dinero para los accionistas a “mejorar nuestra sociedad” cuidando los empleados, cuidando el medio ambiente y tener un trato ético.”

La parte positiva de mi dice “Bueno. Es un comienzo.”

Comparte esta entrada: