A lo largo de los años he dado mucha formación en la asertividad. La base es: “Me hago valer y no a costa tuya.” (no incurro en comportamientos agresivos ni sumisos para lograr lo que quiero – utilizo el “yo” para expresar mis deseos y necesidades, junto con preguntas de cooperación en situaciones de negociación).

En una escena de la serie “24” una persona en el equipo de Jack Bauer le dice: “You did it, Jack.” (“Lo hiciste tú, Jack.”). El subtítulo en español era: “Tú tienes la culpa, Jack.” El inglés original no era “It’s your fault.” El guionista compusó algo mucho más asertivo que la del traductor.

En otra escena un personaje dice: “I need you to stay here.” (“Necesito que te quedes aquí.”) Fue traducido como “Tienes que quedarte aquí.” El “tienes que” refleja una relación de poder (el otro está por encima de mi) y es una orden. “Necesito que …” refleja una relación de iguales y es una solicitud.

El guionista ha utilizado un lenguaje asertivo a propósito. Cambiar esto a través de una traducción inapropiada no ayuda. ¿Cómo vamos a tener una sociedad más asertiva si los traductores no reflejan la intención y el espíritu originales?

Comparte esta entrada: