Leí un artículo hace poco en linkedin que decía que intentar que tu bandeja de entrada esté a cero es un ejercicio sin sentido, que sencillamente hay demasiados emails para hacerlo, que es mejor usar la búsqueda automática …. Y que no durará el email mucho más tiempo de todas formas.

(Leo algunos de estos artículos con ciertas reservas. Recuerdo uno que abogaba por contestar emails en el acto para conseguir una reputación de ser resolutivo. Sí … y terminarás trabajando sólo por los inputs de los demás y no por tus outputs, lo que te hará vulnerable, por no hablar de efectos perniciosos en tu salud. Lo que se necesita son políticas estrictas sobre el uso del email.)

Respecto a la búsqueda automática: la semana pasada recibí un email con el asunto: ‘Chuletas de participante dejadas en sala en curso ayer’.

Este asunto lo había escrito yo el dia después de un curso en septiembre 2017. El cuerpo del email explicó que llevaría las chuletas que el participante había dejado en la sala a la empresa la semana siguiente.

El email que recibí la semana pasada era para pedirme un curso en mayo.

Si el receptor de tu email original no cambia el asunto ¿cómo detecta la búsqueda automática que la información que necesitas está en un email con otro asunto?

Yo prefiero seguir con abrir Outlook mis cinco veces al día, aplicar el Deal With (que incluye archivar), Delete, Delay, mi carpeta de Acción B (Importante y todavía no úrgente) para que el dicho ese “Mesa (Bandeja de Entrada) desordenada, mente desordenada” no sea verdad en mi caso.

Por otro lado, ¿qué va a venir en el futuro? ¿Más ‘herramientas de comunicación para que la vida sea más fácil’? Yo aventuro que las nuevas vías para ‘comunicarse’ que reemplazarán al email estarán todas basadas en una palabra: ‘urgencia’ (o incluso peor, ‘inmediatez’).

¿A quién no le cuesta hoy en día dar una definición coherente de la palabra ‘urgente’ y distinguirla de la palabra ‘importante’? Este es uno de los principales retos de hoy en día – trabajar según aquello para lo cuál de pagan.

Comparte esta entrada: