Hace años iba a clases de baile de salón y Latino. “Un, dos, tres, cinco, seis, siete.”, ‘bailaba’ al ritmo de la Salsa. (No me he equivocado – hay una pausa.) Yo no lo pillaba. Cuando observaba a los bailarines en alguna discoteca, yo no veía el “Un, dos, tres, cinco, seis, siete” por ningún lado. Después de tres años con ese método racional, todo desconstruido sin emoción, desistí…. De todo.

Además, ya tenia la frase de una amiga de mis tías grabada a fuego: “Siempre has tenido dos pies izquierdos, Al.” (Expresión traducida directamente del inglés).

Claro, los Latinos no aprenden sus bailes así. Sienten la música. Y bailan. ¿Por qué las clases de baile no parten desde el baile y la persona?: “Después de la demostración, poneos a bailar y nosotros os daremos feedback.” Se muchos argumentos por qué no – los he vivido.

Acabo de regresar de unas vacaciones donde me apunté a clases particulares de kayak. Pedí dominar el esquimotaje y tiempo en el río (Clase 2, por supuesto, para los que saben), para aprender algunas técnicas de aguas bravas.

En una clase de esquimotaje hace años en un pantano me fue tan difícil que el instructor llegó a decirme “No sé qué hacer contigo.” Otra etiqueta de inútil. Me cuesta entender el esquimotaje incluso en los vídeos de YouTube. Y no me hables de los nudos – conceptualmente los encuentro difíciles.

Así que, no sé si soy yo, el método de instrucción, o ambos.

¿Y qué pasó en mis vacaciones? Sencillamente algo maravilloso.

Fue una manera totalmente diferente de ayudarme. El guía, Gorka, me hizo una demostración de todo el esquimotaje, luego de los distintos componentes que iba a aprender. Sólo una. A partir de ahí …. Nada que había experimentado nunca. Y algo tan sencillo.

“Quiero saber tus sensaciones, que me las cuentes. Quiero que me describas lo que sientes, tus emociones. Estoy realmente interesado en todo eso.”

Queria saber simplemente lo que yo experimentaba”. Lo racional, la lógica, los movimientos con el cuerpo, el kayak y la pala … todo eso venia después.

En esencia, empezó con mis sensaciones, sentimientos y emociones (ni siquiera conmigo como ser racional con cierta experiencia de haber intentado aprender a esquimotear y, por supuesto, no con el esquimotaje en si.

No me resultó sorprendente que Gorka está interesado en el papel de las emociones en el aprendizaje, en PNL y en neuro-ciencia. Yo le doy las gracias por todo lo que aprendí con él y por haberme ayudado a reflexionar sobre cómo puedo mejorar en mi trabajo. (Un poco de publicidad gratis: Gorka colabora con la empresa River Gurú que está en Murillo de Gállego, España).

Comparte esta entrada: